Ayudas para autónomos con carácter general 2016

 Novedades
Ayudas para autónomos con carácter general 2016
abril 01
08:33 2016

En Mundo Empresarial vamos a centrarnos durante una temporada en todo lo referente a las ayudas y bonificaciones que pueden solicitar los autónomos de nuestro país durante todo este año 2016.

Aportar toda esta información es una buena manera de contribuir para ayudar a todos los empresarios y emprendedores que acuden a nuestro portal en busca de consejos y artículos interesantes.

Es esencial que estemos informados de todas estas subvenciones y medidas de apoyo que el gobierno pone a nuestra disposición para potenciar el llamado autoempleo, ya que sólo así podremos solicitar aquellas de las que podamos beneficiarnos.

Para iniciar este ciclo de artículos, dedicado a las ayudas disponibles para los autónomos españoles durante este 2016, hemos elegido las ayudas de carácter general, aquellas que, en un principio, pueden solicitar todos los autónomos de nuestro país.

Decíamos que “en un principio” porque realmente no pueden solicitarlas todos los autónomos o trabajadores por cuenta propia sino aquellos que cumplan una serie de requisitos que vamos a ver a continuación:

  • No haber estado dados de alta como autónomos en los cinco años inmediatamente anteriores a la fecha en la que se solicite la ayuda.
  • No haber sido dados de alta bajo ninguna forma jurídica de sociedad, es decir, ni SL (Sociedad Limitada), SA (Sociedad Anónima), SLNE (Sociedad Limitada Nueva Empresa), SLU (Sociedad Limitada Unipersonal) o similares.
  • No tratarse de autónomos colaboradores, es decir, aquellos autónomos que se acogen al Régimen especial para familiares de autónomos que contempla la Seguridad Social española.
  • No haber sido beneficiarios anteriormente de una bonificación similar por parte de la Seguridad Social en nuestra condición de autónomos o dentro de medidas para fomentar el autoempleo. Este requisito es independiente del hecho de que pudieran haber pasado más de cinco años desde la última vez que el solicitante estuviera dado de alta como autónomo.

Esta serie de requisitos proceden de la actual Ley 31/2015, que entró en vigor recientemente y que se mostraba menos rígida que su predecesora. Y es que esta nueva ley elimina alguno de los requisitos que anteriormente suponían el no acceso a esta ayuda por parte de ciertos colectivos de autónomos que ahora sí tienen derecho a la actual bonificación.

Entre otros cambios, dicha ley amplía el incentivo contemplado para aquellos autónomos que inicien su actividad como trabajadores por cuenta propia y que, posteriormente, acaben contratando a otros trabajadores por cuenta ajena.

Con esta nueva ley también pueden aplicarse ciertas reducciones y bonificaciones sobre la cuota asociada a contingencias comunes, incluyendo la posibilidad de incapacidad temporal dentro de dichas contingencias y contemplándose un período máximo de aplicación de 18 meses.

Estas ayudas para autónomos con carácter general se aplican teniendo en cuenta los siguientes criterios:

  • Seis primeros meses: queda fijada la cuota mensual a pagar como una cantidad fija y estable, en lugar del porcentaje que se suele aplicar habitualmente. De este modo, dicha cuota no depende de las posibles modificaciones que puedan sufrir las bases o los propios tipos de cotización a lo largo del periodo durante el cual se disfrute de esta ayuda. Esta cantidad dependerá de la base mínima de cotización que le corresponda a cada autónomo. Por ejemplo, si hablamos de trabajadores por cuenta propia que coticen en la base mínima, entonces la cantidad a pagar serían cincuenta euros al mes. En el caso de autónomos que decidan cotizar por una base mayor, éstos se beneficiaran de una bonificación del ochenta por ciento en la cuota mensual que pagan habitualmente.
  • Del 7º al 12º mes: a partir del séptimo mes de aplicación de la ayuda, las bonificaciones van cambiando dependiendo del periodo en el que nos encontremos, independientemente de la base de cotización a la que nos atengamos. Para este periodo que va del séptimo al duodécimo mes de la aplicación de la ayuda, los autónomos se beneficiaran de una reducción del cincuenta por ciento sobre lo que sería la base mínima de cotización.
  • Del 13º al 18º mes: en este caso, los autónomos se benefician de una reducción del 30% sobre la cuota que se corresponda con la base mínima de cotización, independientemente de que coticen por esta base mínima o lo hagan por una superior. Este tercer semestre se suele dividir en dos periodos de tres meses que van del decimotercer al decimoquinto mes y del decimosexto al decimoctavo. En ambos trimestres se aplicaría la misma reducción del treinta por ciento pero se hace esta separación porque cabe la posibilidad de que el autónomo no disfrute de la ayuda durante estos 18 meses sino que lo haga durante un periodo más corto, dependiendo de si cumple o no cierto requisitos (edad, género, etc.)

Este tipo de ayudas también pueden concederse a trabajadores por cuenta propia que sean socios de algún tipo de Cooperativa de Trabajo Asociado, siempre y cuando estemos hablando de autónomos encuadrados en el colectivo que cumple los requisitos anteriormente especificados.

El siguiente punto es muy importante y recomendamos que lo tengan muy en cuenta aquellas personas que quieran beneficiarse de este tipo de ayudas.

Según uno de los criterios establecidos por el Servicio Público de Empleo Estatal, organismo encargado de gestionar y conceder los importes asociados a las bonificaciones a través de los presupuestos con los que cuenta, un alta como autónomo en la Seguridad Social sólo será considerada como “nueva alta” si es el alta original con el que dicho autónomo empezó a cotizar como autónomo en el Régimen de la Seguridad Social. Es decir, se aplica una interpretación totalmente estricta del concepto de alta inicial.

Si un trabajador autónomo se da de alta en el correspondiente Régimen de la Seguridad Social fuera del plazo legal establecido para ello, éste no tendrá derecho a que se le apliquen ninguna de las bonificaciones pertinentes que suponen una reducción en las cuotas de cotización mensuales, así como en el resto de beneficios que pudieran aplicársele según su régimen de cotización.

Esto sucede así por no haberse hecho efectivos los pagos de las cuotas correspondientes a los meses anteriores a la posterior formalización de su alta como autónomo.

Y es que para acceder a todo este tipo de ayudas destinadas a los autónomos, éstos tienen que estar al día en sus obligaciones con la Seguridad Social y, desde luego, realizar el pago de las cuotas mensuales fuera de plazo se considera motivo más que suficiente para quedar excluidos de todos estos beneficios.

Desde Mundo Empresarial, os recomendamos que paguéis vuestras cuotas mensuales de cotización como autónomos, dentro de los plazos reglamentarios, para evitar este tipo de problemas y poder beneficiaros de todo este tipo de ayudas y bonificaciones estatales.

Del mismo modo, os recomendamos poneros en contacto con los expertos de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) para informaros con más detalle de todo este tipo de ayudas y formularles vuestro caso en particular, evitando así cometer cualquier tipo de error y aclarando las dudas o preguntas que os puedan haber surgido después de leer este artículo.

Sin más, os deseamos toda la suerte del mundo a la hora de conseguir que os concedan esta clase de ayudas, del mismo modo que siempre os deseamos lo mejor para vuestros negocios.

Tags
Compartir

Artículos Relacionados

0 comentarios

Ningún comentario publicado!

¿ Deseas ser el primero en comentar esta noticia?

Escribir un Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.

Mundo Empresarial