Bill Gates

 Novedades
Bill Gates
marzo 10
10:53 2016

Aunque todo el mundo le conoce por Bill Gates, su nombre real es William Henry Gates III. Nacido en la ciudad de Seattle (Estados Unidos) el 28 de octubre del año 1955, este popular empresario, informático y filántropo estadounidense, es mundialmente conocido por ser uno de los hombres vivos más ricos de todo el planeta, éxito alcanzado mayoritariamente por haber sido el principal fundador de la empresa de software Microsoft, junto a la figura también emblemática de Paul Allen.

En marzo de 1999, justo antes del estallido de la burbuja que afectó a todas las denominadas empresas “punto com”, el patrimonio neto de Bill Gates ascendía a la escalofriante cifra de 136.000 millones de dólares americanos, convirtiéndolo, por aquel entonces, en la duodécima persona más rica en toda la historia conocida de la humanidad.

En estos últimos años, su fortuna ha ido variando situándole en diferentes posiciones de este particular ranking de multimillonarios, pero no han sido pocas las veces que ha ostentado el sorprendente título de hombre más rico del mundo, como por ejemplo cuando, según la revista Forbes, acumuló un patrimonio personal valorado en 79.200 millones de dólares.

Como todos sabréis, Bill Gates continúa vivo y es relativamente joven, por tanto, la historia de su vida aún no se ha terminado de escribir y no sabemos si ha alcanzado ya la cima de su éxito o puede sorprendernos aún más.

Mientras tanto, vamos a hacer un breve repaso por los principales acontecimientos que definen su trayectoria profesional y empresarial. Acompañadnos por este increíble viaje en el que aprenderemos todo sobre la figura del señor Gates.

TRAYECTORIA EMPRESARIAL

Fundación de Microsoft y Creación de Basic

Como tantos otros genios, Bill Gates fue muy precoz en su faceta como emprendedor y es que, ya en 1968, mantuvo la idea de desarrollar un primer lenguaje de programación junto a su gran amigo Paul Allen. Todo surgió cuando en su escuela de por aquel entonces (Lakeside), compraron un ordenador ASR-33 teletipo. Bill y Paul se interesaron inmediatamente en dicha adquisición, utilizándola siempre que tenían ocasión. Posteriormente, leyeron un artículo en Popular Electronics, una conocida revista de aquella época, en donde se hablaba del minicomputador Altair 8800, hecho que les terminó de convencer para empezar a desarrollar tremenda hazaña.

Finalmente desarrollaron su propio lenguaje de programación al que bautizaron con el nombre de Basic. Después de analizar bien las posibilidades de este lenguaje, Gates y Allen estaban convencidos de que dicho lenguaje les podría hacer ganar bastante dinero. Así es como decidieron crear Microsoft Partnership en 1975, germen del actual gigante llamado Microsoft, eligiendo la ciudad de Alburquerque (Nuevo México) como principal sede de la misma. A través de esta empresa empezaron a vender el sistema para ser utilizado en todo tipo de máquinas.

La amistad entre Bill y Paul venía de largo, puesto que ambos se habían conocido durante sus años de estudio, debido a su afición común de pasar horas programando con la computadora PDP-10 de la empresa Digital Equipment Corporation.

Para crear esta primera versión del lenguaje de programación conocido como Basic, Bill y Paul no sólo fundaron Microsoft Partnership sino que también decidieron colaborar con el equipo que había creado Altair 8800, considerada la primera computadora personal, propiedad por entonces de la empresa MITS.

Creación de Cobol y Fortran – Primeros premios y litigios judiciales

Basic tan sólo fue el primero de muchos lenguajes creados por Bill Gates y Paul Allen. De hecho, en los siguientes cuatro años consiguieron crear nuevos lenguajes de programación, entre los que destacamos Cobol y Fortran.

Todo esto les reportó importantes beneficios económicos, hasta el punto de tener suficiente dinero y poder como para ser capaces de abrir una nueva división de su empresa Microsoft Partnership e incluso, para tener una primera disputa judicial y llegar a ganarla.

Este primer litigio judicial tuvo a la empresa MITS, inventora de su admirada minicomputadora Altair, como principal protagonista. La batalla judicial giraba en torno a la posesión de los derechos de dicha máquina y, curiosamente, Microsoft Partnership, es decir, Bill y Paul, acabaron ganado la disputa.

Los primeros premios y reconocimientos para Microsoft también empezaron a llegar, como por ejemplo en Abril de 1979, cuando se les otorgó el premio IPC Million Dollar Award, un premio que valoraba su trabajo y que conllevaba una jugosa suma de dinero. Aprovecharon todo ese dinero para abrir otra subdivisión de Microsoft Partnership, encargándose ésta última de vender todo el software que elaboraba la empresa.

Ese mismo año 1979, Gates y Allen decidieron trasladar la sede de la compañía desde Alburquerque a la ciudad de Redmond, en Washington.

Microsoft Corporation

Microsoft Partnership pasó a denominarse finalmente Microsoft Corporation en Junio de 1981. El organigrama de esta “nueva empresa” quedaba de la siguiente manera: Bill Gates presidente y Paul Allen vicepresidente. Allen llegó a dimitir en 1983 alegando problemas de salud pero, posteriormente, volvió a reincorporarse a la Junta Directiva de Microsoft.

Actualmente, Microsoft Corporation es la compañía estadounidenses líder en el mercado del software para computadoras. Este dato tiene aún más merito si vemos la evolución de la empresa, que pasó de tener 15 empleados y una facturación anual de 500.000 dólares americanos, durante el año 1978, a tener más de 22.000 empleados y una facturación anual de 11.4 miles de millones de dólares en 1997, tan sólo veinte años después. Una auténtica hazaña al alcance de muy pocos.

Primeros trabajos con IBM

El año 1981 le trajo más buenas noticias a Gates y compañía ya que, en el mes de Agosto de ese mismo año, IBM le encargó a la empresa de Bill Gates que desarrollara un sistema operativo para la nueva división IBM PC que habían creado recientemente.

Bill y Paul demostraron, una vez más, que tenían verdadera mano para hacer negocios y es que, en vez de crear dicho sistema operativo desde cero, decidieron comprarle uno a un amigo suyo llamado Tim Peterson. El señor Peterson había desarrollado lo que él llamó QDOS (Quick and Dirty Disk Operating System), un sistema operativo para máquinas “Intel Chips” de 16 bits. Lo mejor de todo es que adquirieron dicho software por tan “sólo” 75.000 dolares, cuando ellos acabaron ganando mucho más dinero al remodelar y vender dicho sistema operativo a IBM. Y es que, antes de entregar dicho sistema, Bill Gates y Paul Allen tuvieron que modificar QDOS para que funcionara con máquinas de 8 bits, aparte de añadirle varios cambios más que IBM les había solicitado.

Creación de MS-DOS

Como resultado de este primer periplo con IBM y de la compra del sistema operativo QDOS, creado originalmente por Tim Peterson, Microsoft acabó lanzando al mercado el sistema operativo MS-DOS en 1981. Dicho sistema operativo fue el que entregaron finalmente a IBM para que fuera ejecutado dentro de los primeros ordenadores personales creados por la división IBM PC.

Con este lanzamiento, Microsoft dio un paso de gigante en su diversificación dentro del mercado de los lenguajes de programación. La influencia y el poder de Microsoft quedaron patentes cuando consiguieron “convencer” a otros fabricantes de equipos informáticos para que adoptaran y distribuyeran su sistema operativo MS-DOS bajo licencia. Con esta genial maniobra, MS-DOS pasaba a convertirse en el software estándar para ordenadores y computadores personales (los llamados PCs), al menos a nivel práctico, y Microsoft conseguía aumentar sus beneficios de manera vertiginosa.

No pudo salirle mejor a Microsoft su colaboración con IBM ya que, durante toda la década de los 80, se beneficiaron de dicho intercambio. Primero con la multimillonaria venta del sistema operativo MS-DOS, considerada históricamente como el primer fenómeno mundial de comercialización masiva dentro de la industria informática, y después con las ventajas que supusieron para Microsoft el contar con una total disponibilidad de microprocesadores y otros componentes de IBM.

Es más que probable que el hecho de que MS-DOS terminara siendo aceptado como software estándar para computadores personales (PCs, Personal Computers en ingles), fuera el principal detonante que hizo que Microsoft acabara ocupando el lugar que ocupa actualmente dentro de la
Industria informática y por tanto, dentro de la economía mundial.

Fin de la colaboración con IBM y Creación de Windows

Tras una década de colaboración entre Microsoft e IBM, ésta finalizó en el año 1991, cuando ambas compañías decidieron seguir caminos diferentes en el desarrollo de la nueva generación de sistemas operativos para ordenadores personales.

IBM apostó fuerte por un antiguo proyecto que llegó a tener en común con Microsoft: el sistema operativo denominado OS/2. Por su parte, Microsoft terminó desarrollando un nuevo sistema operativo mucho más gráfico que su anterior MS-DOS. Dicho sistema no era otro que el archiconocido Windows.

De este modo, Microsoft puso a la venta el sistema operativo Windows 3.0 en el año 1990 y tan sólo dos años después, en 1992, sacó al mercado una segunda versión: el Windows 3.1.

Éstas serían las primeras de muchas versiones del sistema operativo Windows que Microsoft iría lanzando asiduamente con el paso de los años. Sin ir más lejos, las siguientes versiones que se lanzaron al mercado fueron Windows NT, en el año 1993, y Windows 95, en el año 1995.

Windows NT era una versión que había sido diseñada en principio para entornos empresariales y no tuvo todo el éxito esperado, cosa que sí sucedió con su predecesor, el todavía popular Windows 95, sistema operativo del cual se habían vendido siete millones de copias sólo en los dos primeros meses desde su lanzamiento.

Software para Aplicaciones y Trabajos con Apple

Si algo ha caracterizado a Bill Gates y por ende, a su empresa Microsoft, ha sido su capacidad de emprender diferentes tipos de actividades al mismo tiempo, con el objetivo de diversificarse y acceder a diferentes oportunidades de negocio. Esto fue lo que llevó a Microsoft a introducirse en el desarrollo de software para aplicaciones informáticas.

No se trataba de un aspecto puramente anecdótico de la actividad empresarial de la compañía, sino que, para valorar la importancia que le concedía a dicha actividad, basta con saber que, para el año 1984, Microsoft era una de las pocas compañías encargadas de desarrollar aplicaciones informáticas para el famoso Macintosh de la compañía Apple.

Bill Gates y Microsoft siempre han sabido sacar provecho de sus trabajos y colaboraciones con otras compañías del sector, tal y como demostraron en la época en la que trabajaban con IBM. Esto volvió a suceder, en cierto sentido, tras los trabajos efectuados para Apple.

Nuevas Aplicaciones para el entorno Windows

Y es que, tras la experiencia que Microsoft adquirió al desarrollar aplicaciones para el entorno gráfico de Macintosh, la compañía decidió aplicar esos nuevos conocimientos, adquiridos de la mano de Apple, para crear y mejorar distintas aplicaciones en el entorno de su propio sistema operativo Windows.

El ejemplo más claro e inmediato, lo encontramos con la famosa hoja de cálculo de Microsoft, conocida bajo el nombre de Excel, o su procesador de textos, denominado Word. Estas aplicaciones han tenido un éxito sin precedente y funcionan, actualmente, de forma similar tanto en el sistema operativo Microsoft Windows como en el Macintosh, propiedad de Apple.

Más aplicaciones de Microsoft que surgieron en aquella época, y que estaban dirigidas al entorno de Windows, las encontramos en la gama de sistemas de gestión de redes de área local capaces de interconectar tanto computadoras como distintos componentes de hardware, o también en el dispositivo apuntador conocido como Microsoft Mouse.

Otras aplicaciones, que Microsoft desarrolló en esta misma época, las encontramos dentro del software de gestión de bases de datos, siendo Access el mejor ejemplo. También desarrollaron todo tipo de aplicaciones multimedia: desde productos infantiles, hasta obras de referencia y de consulta.

Más problemas judiciales

Microsoft ha sido acusada de ejercer prácticas empresariales monopolistas en varias ocasiones. La primera de ellas fue en el año 1990, cuando la Comisión Federal de Comercio estadounidense (la FTC, por sus siglas en inglés) comenzó a investigar a Microsoft por haber ejercido supuestas prácticas contrarias a la libre competencia, dentro de un mercado en el que todos deberían poder crecer. La realidad es que dicho organismo sufrió todo tipo de presiones y finalmente fue incapaz de dictar sentencia, cerrando el caso sin más.

No obstante, los problemas judiciales para Bill Gates y su compañía Microsoft no se acabaron aquí, puesto que la investigación iniciada por la FTC fue continuada por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Esta posterior investigación condujo, en 1994, a un acuerdo en el que se solicitaba a Microsoft que cambiase su forma de vender y conceder las licencias para sus sistemas operativos a los diversos fabricantes de computadores.

Este no fue el final del litigio ya que, en febrero de 1995, un juez de distrito estadounidense se negó a aprobar el mencionado acuerdo. Como consecuencia de este hecho, tanto el Departamento de Justicia de los Estados Unidos como el propio Microsoft, decidieron recurrir dicha sentencia.

Nuevos Proyectos surgidos en la Década de los 90

Durante la década de los 90, Bill Gates y su compañía Microsoft continuaron embarcándose en nuevos proyectos empresariales. Por ejemplo, en marzo de 1995, Microsoft anunció un proyecto conjunto con DreamWorks SKG mediante el cual lanzarían al mercado nuevos programas de ocio interactivo.

Microsoft también lanzó, ese mismo año 1995, el servicio conocido como The Microsoft Network (La Red Microsoft). Se trataba de un servicio online que proporcionaba acceso a Internet y, al mismo tiempo, una gran variedad de contenidos: desde noticias, material de referencia o información de interés especial.

No hay duda de que 1995 fue un año especial para Microsoft, ya que en ese mismo año fue cuando decidieron asociarse con la cadena de televisión norteamericana NBC, creando la nueva MSNBC: una cadena de televisión por cable que emitía noticias, debates, coloquios e información las 24 horas del día, los 365 días del año. De dicha colaboración también surgió la creación de un servicio auxiliar de Internet.

En el año 1996 y tras la actividad frenética emprendida durante todo el año 95, Microsoft decidió reorganizar mejor algunas de sus divisiones con el objetivo de incrementar su capacidad de desarrollo de nuevos productos y tecnologías para Internet.

Comentar también que Bill Gates contrajo matrimonio durante esta década de los 90. Hecho que tuvo lugar concretamente en 1994 siendo Melinda French la mujer elegida, con la cual ha tenido tres hijos hasta la fecha.

Abandono de Microsoft y Etapa como Filántropo

Bill Gates no abandonó Microsoft de golpe sino que lo hizo de manera gradual, cediendo responsabilidades poco a poco a favor de otros altos cargos de la compañía. El primer ejemplo lo encontramos en el año 2000 cuando Gates cedió la presidencia ejecutiva de Microsoft a favor de Steve Ballmer.

El nuevo cargo que pasó a ejecutar Bill Gates, dentro de la compañía, fue el de arquitecto jefe del software. Con este cambio, Gates centraba toda su atención en los aspectos más tecnológicos de Microsoft.

Anteriormente, en el año 2000, el matrimonio Gates había creado la fundación que lleva el nombre de los dos, es decir, la Fundación Bill y Melinda Gates. Se trataba de una institución benéfica centrada especialmente en temas sanitarios y educativos. Dicha fundación posee una increíble dotación económica, fruto mayoritariamente procedente del enorme patrimonio personal de los Gates.

Recordemos que Bill Gates es un habitual de las listas de los hombres y mujeres más ricos del planeta que la revista Forbes publica de manera anual desde hace unos años. Como ejemplo, baste decir que, para el año 2014, el señor Gates ya había encabezado este tipo de listas en 15 ocasiones.

De este modo, era de esperar que acabara realizando algún tipo de labor filantrópica en un futuro no muy lejano, como así acabó ocurriendo. Este hecho le hizo merecedor, a él y a la fundación que lleva su nombre, del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, el cual recibió en el año 2006.

Todo esto motivó que, en el año 2008, Bill Gates abandonara definitivamente su puesto dentro de Microsoft para dedicarse completamente a sus labores filantrópicas dentro de la fundación creada junto a su esposa Melinda.

Esta nueva etapa como filántropo le ha valido al señor Gates una admiración unánime por parte de toda la comunidad internacional, hecho que contrasta con su reputación más negativa, como hombre de negocios implacable, que adquirió durante su etapa en Microsoft.

Parece que a Bill Gates le gusta hacer todo a lo grande y si ya convirtió a su empresa Microsoft en la compañía estadounidenses más grande y poderosa dentro mercado del software para computadoras, volvió a hacer lo mismo con su fundación, una vez más.

Y es que la Fundación Bill y Melinda Gates es la más grande del mundo, al menos, en lo que respecta a la cuantía de sus aportaciones económicas dentro de toda clase de programas de cooperación y ayuda, investigación o desarrollo.

​Lecciones de vida de Bill Gates

Quizá lo más interesante que podemos sacar a la hora de leer la biografía de Bill Gates, y de escuchar sus propias palabras, es aprender una serie de importantes lecciones que todos podemos aplicarnos en el día a día de nuestras propias vidas. Veamos cuales son:

  • Aprende con tus profesores: Bill Gates llegó a afirmar lo siguiente: “Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida”.
  • Ten paciencia y esfuérzate: lo normal es que no ganes grandes cantidades de dinero nada más salir de la universidad y que no llegues a vicepresidente fácilmente, sino más bien que, con el paso del tiempo y con mucho esfuerzo por tu parte, alcanzarás alguno de estos logros.
  • No hay trabajo malo, todos son oportunidades: en palabras del propio Gates: “Dedicarse a dar vuelta a las hamburguesas no te quita dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: lo llamaban oportunidad”.
  • No importa tu autoestima, importan tus logros: según Gates, al mundo no le importa nuestra autoestima, al mundo le importa que logremos algo, independientemente de que nos sintamos bien o no con nosotros mismos.
  • Aprovecha bien tu tiempo libre: Gates dijo en una ocasión que la vida no se dividía en semestres, que lo normal no era tener largas vacaciones de verano en lugares lejanos y que muy pocos jefes se interesarían en ayudarnos para conseguir que nos encontrásemos con nosotros mismos. Según él, todo esto teníamos que hacerlo nosotros mismos en nuestro tiempo libre.
  • Responsabilízate de tus errores y aprende de ellos: una vez más, reproducimos las palabras del propio Jobs: “Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no lloriquees por tus errores; aprende de ellos”.
  • Sé agradecido y responsable: Bill Gates nunca se ha cortado a la hora de dar su opinión sobre muy diversos temas y en una ocasión dijo lo siguiente a este respecto: “Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como son ahora. Ellos empezaron a serlo por pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escucharte hablar acerca de la nueva onda en la que estabas. Así que antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación.”
  • La vida no siempre es justa: así es, aunque nos cueste admitirlo. Por tanto, es mejor acostumbrarse a ello.
  • Céntrate en el mundo real: Gates solía afirmar que lo que sale en la televisión no se corresponde con la vida diaria. Y es que al contrario de lo que pasa en las películas, en la vida real la gente tiene que dejar el café, la discoteca o el sitio divertido en el que se encuentra para irse a trabajar.
  • En la vida real no hay facilidades ni diferenciaciones: según Bill Gates, en la escuela actual se ha eliminado, de algún modo, la diferencia entre ganadores y perdedores, cosa que no ocurre en la vida real. En dicha escuela no se pierden años lectivos, te ofrecen tantas oportunidades como necesites para que puedas encontrar las respuestas correctas que te permitirán aprobar tus exámenes y para que consigas que tus tareas sean cada vez más fáciles. Todo esto, a juicio de Gates, no tiene ninguna semejanza con la vida real.

​Lecciones Empresariales de Bill Gates

A nivel empresarial, Bill Gates también nos ha dejado una buena cantidad de lecciones, consejos útiles que, viniendo de quien vienen, bien se merecen nuestra atención. Al fin y al cabo, estamos hablando de uno de los hombres más ricos del mundo y toda la fortuna que ha amasado puede proceder, en parte, de la aplicación de estos interesantes consejos.

Aquí os dejamos un pequeño compendio de las principales lecciones empresariales que podemos sacar de la biografía del señor Gates:

  • Aprender de los errores: Bill Gates resumió muy bien esta idea con una brillante frase que dice: “Está bien celebrar el éxito pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso”. Debido a su gran éxito, muchos pensarán que Gates no ha sufrido grandes fracasos y no ha cometido graves errores, algo que está lejos de la realidad. El famoso creador de Microsoft ha vivido estrepitosos fracasos y se ha enfrentado a las consecuencias de grandes errores cometidos por él o por su compañía. Como ejemplos podríamos citar el caso de productos fallidos de la talla de Windows Vista, Windows Millenium o el menos conocido Microsoft Bob, una aplicación para los primeros Windows que trataba de mejorar la imagen del sistema operativo con una interfaz gráfica de usuario más amigable y divertida que, sin embargo, nunca llegó a funcionar en el mercado. También podemos considerar su introducción al mundo del hardware como una experiencia poco exitosa (a través de la línea de ordenadores Surface y la adquisición por parte de Microsoft de la antigua Nokia) ya que las ventas no fueron las esperadas y tuvieron que acabar despidiendo a unos 18.000 empleados. Con estos ejemplos, vemos que nadie está exento de cometer errores y que lo importante no es saber acertar siempre, sino aprender de nuestros errores para no volver a repetirlos.
  • Amar tu trabajo: independientemente de lo que decidas hacer con tu vida, es esencial que ames realmente el trabajo que estés realizando, ya que sólo desde esa perspectiva podrás disfrutar de la labor que desarrollas y llegar a alcanzar el éxito. Si nos centramos en el ejemplo dado por Bill Gates, podremos ver que ya desde muy joven, cuando tuvo su primer contacto con una operadora, cosa que sucedió en una escuela privada de Seattle en donde estudiaba, Bill se mostró entusiasmado con el funcionamiento de dichas máquinas y acabó convirtiéndose en un verdadero apasionado de la informática. Todo eso hizo que, desde muy joven, desarrollara una gran labor como programador, hasta el punto de no llegar a terminar sus estudios en la Universidad de Harvard para poder dedicarse por completo a la empresa de software que fundó junto a su amigo Paul Allen. La pasión del señor Gates por el mundo de las nuevas tecnologías llega al extremo de haberle llevado a trabajar en diferentes iniciativas ajenas a su actividad principal en Microsoft en varias ocasiones, por ejemplo, buscando energías alternativas fiables o incluso, llegando a diseñar condones más cómodos y seguros.
  • Saber rodearse de los mejores: puede que no seas el mejor a la hora de realizar una determinada actividad pero si sabes acudir a la gente adecuada y rodearte de los mejores, tu evolución estará asegurada. Bill Gates lo tuvo muy claro desde sus comienzos como joven emprendedor. Para entonces, ya decidió rodearse de gente muy válida, contratando a los mejores empleados que podía y acudiendo a personas inteligentes que pudieran ayudarle siempre que fuera necesario. El ejemplo más inmediato lo encontramos en Paul Allen, su propio compañero de estudios y co-fundador de Microsoft, una persona muy válida que, al igual que él, era un gran aficionado al mundo de la informática. Estamos hablando probablemente de una de las grandes claves del éxito de Bill Gates y por ende, de su compañía Microsoft. De hecho, el señor Gates ha declarado en numerosas ocasiones que para él y por tanto, para el departamento de Recursos Humanos de la compañía, lo importante era contratar gente que, además de poseer inteligencia y talento, se mostrará apasionada con su trabajo, que compartiera la visión corporativa de Microsoft y que estuviera ilusionada con la posibilidad de enfrentarse continuamente a nuevos desafíos. Para él, era muy importante tener personas inteligentes trabajando a su lado y mantenerlas continuamente estimuladas. Una filosofía empresarial bastante acertada.
  • Encontrar nichos de mercado poco aprovechados: es esencial saber encontrar nuevos mercados llenos de posibilidades y, a poder ser, mercados que hayan sido poco aprovechados hasta la fecha, que no hayan sido especialmente explotados. Bill Gates, de alguna manera, ya sea por pura casualidad o por estar dotado de una especial intuición para los negocios, percibió en la informática de consumo un gran nicho de mercado del que sacar provecho, tanto a nivel de hardware, fabricando ordenadores y distintos componentes, como en todo lo que se refiere al software y las aplicaciones informáticas. De este modo, Gates decidió centrarse en desarrollar sistemas operativos y otras aplicaciones de usuario que no tenían apenas competencia por entonces. Lo habitual hubiera sido dedicarse a desarrollar ordenadores de calidad, como hacían el resto de sus competidores, pero al enfocarse en este nuevo mercado del software de consumo, Gates logró acumular grandes riquezas a través de su empresa Microsoft y dicha compañía creció de manera vertiginosa, experimentando una expansión espectacular en un mercado que no había sido bien aprovechado hasta entonces.
  • Disfrutar de una buena vida personal: al igual que el hecho de no estar contentos con nuestro trabajo puede acabar repercutiendo en aspectos de nuestra vida personal, sucede del mismo modo a la inversa. Es decir, si no disfrutamos de una vida personal plena, esto puede acabar pasándonos factura a nivel laboral. La familia y el resto de nuestras relaciones personales juegan un papel fundamental en nuestra trayectoria profesional, al igual que el seguir disfrutando de cierto tiempo libre para dedicárselo a nuestros seres queridos y sobre todo, a nosotros mismos, manteniendo las aficiones y actividades que más nos gusten desarrollar siempre que sea posible. Bill Gates lo hizo muy bien en este sentido, no sólo ha mantenido un matrimonio sólido junto a su esposa Melinda, sino que ha disfrutado de una vida familiar plena al lado de sus tres hijos (Jennifer Katharine,  Phoebe Adele y Rory John). El señor Gates también ha reconocido la importancia que ha tenido en su vida el hecho de haber conservado ciertas aficiones, por ejemplo, su afición por el bridge o una de sus grandes pasiones: ver montar a su hija mayor en caballo. También ha llegado a admitir, por extraño que parezca, que disfruta fregando los platos en su casa todas las noches.
  • Entender las diferentes etapas por las que pasa un emprendedor: es importante entender que la vida de un emprendedor pasa por diferentes etapas y no podemos hacer lo mismo al principio, cuando somos jóvenes y apenas tenemos compromisos familiares, que más adelante, cuando la edad empieza a pasarnos factura y nuestras obligaciones son mucho mayores. Esto se ve claramente si analizamos la trayectoria empresarial de Bill Gates. Al principio, cuando empezó a trabajar y su empresa estaba muy lejos de ser el imperio que es ahora, Bill se tiraba prácticamente todo el día trabajando, llegando a quedarse a dormir en su propia oficina en bastantes ocasiones. Esta actitud cambió conforme su empresa fue creciendo y a medida que el volumen de negocio se hacía cada vez mayor. Gates modificó progresivamente su forma de ver el trabajo, así como el papel que desempeñaba dentro de su compañía. Finalmente, en el año 2008 y a la edad de 52 años, Bill Gates decidió abandonar sus labores dentro de Microsoft para centrarse principalmente en su faceta como filántropo, prestando la mayor parte de su tiempo a sus fundaciones. Únicamente mantiene cierta supervisión dentro del área de producto de la empresa, pero por lo demás está totalmente desvinculado de la actividad diaria de Microsoft. Este sería el ciclo de vida natural de un emprendedor: en los comienzos dedicarse en cuerpo y alma al negocio para que éste prospere y se asiente, para más adelante, y con el paso del tiempo, acabar delegando parte de las responsabilidades a favor de otros y fomentar una cultura de empresa que permita que el negocio pueda seguir adelante aún cuando nosotros ya no estemos trabajando directamente en él.
  • Ser generoso y agradecido con los demás: en esta vida, es importante saber dar las gracias por todas las cosas buenas que tenemos y mostrarnos generosos con el mundo como una manera de agradecer toda la suerte con la que hemos contado hasta ahora. Bill Gates no sería tan conocido y respetado si sólo se hubiera centrado en su faceta como hombre de negocios. Su etapa filantrópica ha sido la que le ha permitido ganarse el respeto y la admiración de numerosas personas y lavar esa imagen negativa que tenía por ciertas decisiones tomadas durante su etapa como principal mandatorio y responsable de Microsoft. Y es que, junto a su mujer Melinda, ha sabido dirigir la Fundación Bill y Melinda Gates de manera magistral, convirtiendo a ésta en un referente a nivel mundial, una fundación que ha contribuido a mejorar el mundo en temas sanitarios y de educación, tanto a nivel local como en regiones menos favorecidas de todo el planeta. A día de hoy, dicha fundación es la mayor del mundo en cuanto a cantidad de aportaciones económicas realizadas anualmente a toda clase de programas de ayuda y cooperación al desarrollo, así como en temas de investigación.

Una gran vida la de Bill Gates, de la cual podemos aprender muchas cosas y a buen seguro que seguiremos aprendiendo con él, ya que actualmente tiene 60 años y estamos seguros de que le queda cuerda para rato.

Tags
Compartir

Artículos Relacionados

0 comentarios

Ningún comentario publicado!

¿ Deseas ser el primero en comentar esta noticia?

Escribir un Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.

Mundo Empresarial