Tarifa plana de 50 euros para nuevos autónomos

 Novedades
Tarifa plana de 50 euros para nuevos autónomos
marzo 23
10:15 2016

Ser autónomo no siempre es fácil y uno de los mayores inconvenientes a los que se enfrentan todos los trabajadores por cuenta propia es la obligación de pagar una alta cuota mensual independientemente de los ingresos que se hayan obtenido cada mes.

Desde hace mucho tiempo, los autónomos españoles vienen reclamando más ayudas y facilidades en este sentido, por eso, durante estos últimos años los distintos gobiernos de la nación han emprendido diferentes iniciativas para tratar de paliar, en cierto sentido, esta clase de dificultades a las que se enfrentan los autónomos, sobre todo al iniciar sus primeros negocios.

Una de las últimas iniciativas a las que pueden acogerse los autónomos de nuestro país es la llamada “Tarifa plana de cincuenta euros para nuevos autónomos”. Tal y como indica el nombre de dicha iniciativa, está dirigida a nuevos autónomos, los cuales podrán beneficiarse de una tarifa especial de cincuenta euros a la hora de pagar la cotización a la Seguridad Social.

Hay una serie de condiciones especiales que los nuevos autónomos tienen que cumplir para poder acogerse a esta medida. La más importante de ellas es el hecho de que no hayan estado dados de alta en el régimen de trabajadores por cuenta propia en los últimos cinco años. Sólo así se les considerará realmente nuevos autónomos y podrán disfrutar de esta tarifa plana.

Una vez que cumplamos este principal requisito como autónomos, debemos saber que podremos beneficiarnos de esta tarifa de cincuenta euros sin ningún tipo de trabas durante los seis primeros meses de cotización en la Seguridad Social. Después de eso, la duración de dicha bonificación se verá alargada o no en función de la edad que posea el trabajador autónomo en cuestión. Es decir, el periodo de aplicación de esta tarifa será mayor o menor dependiendo de la edad de cada nuevo autónomo.

¿En qué consiste la tarifa plana para autónomos?

Quizá hemos empezado por el final y sería mejor que explicásemos en qué consiste exactamente esta tarifa plana para autónomos y de dónde surge dicha medida para así poder comprender mejor el contexto en el que nos movemos, así como la propia iniciativa en sí misma.

El Gobierno de España aprobó dicha iniciativa a través del Real Decreto Ley 4/2013, dentro de un paquete de medidas con el que se pretendía impulsar el llamado “autoempleo”, así como reforzar el tan necesario apoyo a los emprendedores para que puedan seguir generando riqueza y empleo dentro de nuestro país.

Esta medida pretende conceder ciertos privilegios a los nuevos autónomos para ayudarles a la hora de establecer sus primeros negocios y consiste principalmente en el pago a la Seguridad Social de una cuota mensual reducida: la llamada tarifa plana de cincuenta euros.

Después de la aprobación del Real Decreto Ley 4/2013, han ido aprobándose otra serie de medidas que iban en consonancia con lo que se pretendía conseguir a través de dicho paquete de medidas. Uno de los casos más recientes, lo encontramos en la ley 31/2015 que ha entrado en vigor recientemente y que sigue reforzando aún más la denominada tarifa plana para nuevos autónomos.

Con esta “tarifa plana” se ofrece una reducción temporal de la cuota que los autónomos de nueva creación tienen que pagar a la Seguridad Social en el momento de darse de alta, con el objetivo de facilitarles sus posibilidades de autoempleo.

Para quienes no lo sepan, decir que España es uno de los países con una de las cuotas en el pago del régimen de autónomos más altas a nivel mundial, alcanzando la cuota mínima a pagar, durante el pasado año 2015, la cantidad de 259,13 euros mensuales. Dicha cantidad es demasiado alta y, en no pocas ocasiones, es muy difícil de asumir por parte de nuevos empresarios que empiezan una actividad profesional desde cero, abriendo un negocio con una cantidad de recursos muy limitada.

Esta tarifa plana supone un pequeño bálsamo para todos estos nuevos emprendedores ya que, si logran acceder a ella, obtendrán una considerable rebaja de la cuota que deben pagan a la Seguridad Social en su condición de autónomos. En estos casos, pasaríamos del mínimo establecido en 259,13 euros mensuales a los 50 euros que comentábamos al principio del artículo.

Dicho pago reducido tan sólo está garantizado durante los seis primeros meses del inicio de nuestra actividad como autónomos de nueva creación, después se iría incrementando la cantidad a pagar de manera progresiva, hasta llegar otra vez a la tarifa estándar de 259,13 euros mensuales.

La principal pega que le podemos poner a esta medida es su temporalidad y el hecho de que sólo se puedan acoger a ella los nuevos autónomos pero, por lo demás, es una buena medida que ayuda a enfrentarse a las múltiples dificultades que los emprendedores de hoy en día se encuentran a la hora de iniciar cualquier negocio.

Según los últimos datos recogidos, se habla de más de 300.000 nuevos autónomos que actualmente se encuentran beneficiándose de esta popular tarifa plana.

Requisitos para beneficiarse de la tarifa plana para autónomos

Antes comentábamos que había una serie de condiciones que los autónomos debían cumplir para poder acogerse a esta medida en particular. Pues bien, vamos a ver cuáles son estas condiciones o requisitos imprescindibles sin los cuales no podremos disfrutar de esta tarifa especial:

  • No haber sido dado de alta como autónomo en los 5 años inmediatamente anteriores: se trata del principal requisito a cumplir para poder beneficiarse de esta medida o, al menos, así ocurría hasta el 10 de octubre del 2015, coincidiendo con la fecha de entrada en vigor de la nueva ley 31/2015. Con dicha ley, la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) comunicó, a través de una circular interna de interpretación, el hecho de que se habían establecido una serie de nuevos requisitos para poder acceder a dicha tarifa plana. La realidad es que, actualmente, seguimos pendientes de conocer cómo se aplican exactamente estos requisitos adicionales que establece dicha nueva ley. Por lo tanto, recomendamos, a todos los nuevos autónomos que quieran acogerse a este tipo de ayudas, comunicarse con la TGSS para consultarles su caso en particular y descubrir si pueden solicitar o no dicha tarifa plana, independientemente de que crean que cumplen todos los requisitos formulados en este artículo.
  • No tratarse de administradores de sociedades mercantiles: este es otro de los requisitos imprescindibles que debe cumplir cualquier autónomo para poder beneficiarse de estas ayudas y, sin embargo, puede que sea uno de los más difíciles de entender, así que vamos a tratar de explicar con un pequeño ejemplo en qué consiste. Supongamos que nosotros tenemos una empresa pero, al estar casados, compartimos los gananciales de dicha empresa con nuestra mujer, de modo que realmente es ella la que consta como administradora de nuestra sociedad. En realidad nuestra mujer lo único que hace es firmar los documentos que nosotros le entregamos pero realmente trabaja en otro negocio externo a nuestra empresa. Podría darse el caso de que nuestra mujer acabara siendo despedida del negocio que frecuentaba hasta ahora y se quedara en situación de desempleo. Ante este problema, nuestra mujer podría plantearse la posibilidad de darse de alta como nueva autónoma con el objetivo de fundar su propio negocio, totalmente independiente de nuestra empresa. Ella estaría en pleno derecho de hacerlo pero no podría acogerse a la tarifa plana para nuevos autónomos ya que, aunque acaba de darse de alta como autónoma por primera vez en su vida, también figura como administradora de la sociedad constituida alrededor de nuestra empresa y eso la inhabilita. Es decir, no tenemos porqué estar hablando de ser administradores de nuestra propia sociedad mercantil sino que bastaría con que figurásemos como administradores de cualquier otra, independientemente de que desempeñemos “realmente” dicho cargo en la práctica.
  • No haber recibido en toda nuestra vida profesional como autónomos ninguna bonificación de la Seguridad Social: con este requisito lo que se pretende es evitar que un mismo autónomo llegue a recibir ayudas de este tipo varias veces durante su trayectoria empresarial. Y es que recordemos que el principal requisito a cumplir, para tener acceso a esta tarifa plana, establece que no hayamos sido dados de alta como autónomos en los cinco últimos años inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de dicha tarifa. Por tanto, de no ser por este nuevo requisito, podría darse el caso de que una persona que hubiera estado dada de alta como autónomo hace más de cinco años, y habiéndose llegado a dar de baja como tal, volviera a darse de alta como autónomo, cinco años después de la baja, y otra vez solicitara una nueva ayuda de esta índole. Por tanto, si usted se ve reflejado en la situación que acabamos de describir, tenga por seguro que es muy probable que la TGSS no le acabe concediendo dicha tarifa plana ya que alegarán que usted, a través de una anterior empresa o negocio, ya se benefició de ayudas y bonificaciones similares en periodos anteriores. Basta con que dichas ayudas fueran concedidas por la Seguridad Social y estuvieran enmarcadas en algún tipo de proyecto de ayuda para emprendedores de la época, sin importar que se tratara de una etapa anterior suya como autónomo.
  • No tratarse de autónomos colaboradores: a los autónomos que pertenecen al régimen especial de cotización para familiares de los autónomos se les suele denominar comúnmente “autónomos colaboradores”. Pues bien, si eres uno de estos autónomos debes saber que no podrás beneficiarte de esta tarifa plana para nuevos autónomos. Un ejemplo habitual lo encontramos en el típico joven que termina sus estudios y, ante la imposibilidad de encontrar trabajo por cuenta ajena por la complicada situación actual, decide darse de alta en el Régimen de la Seguridad Social como autónomo colaborador de la empresa de uno de sus familiares directos (cónyuge, descendientes, ascendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive, dándose por válido también a los familiares por adopción legal que se incluyan en este grupo) para poder trabajar para dicho familiar, en su calidad de autónomo titular y siempre y cuando se cumplan una serie de condiciones que estudiaremos en posteriores artículos dedicados a este tema en concreto. En estos casos, y aunque sea la primera vez que nos demos de alta como autónomos, no podremos acogernos a dichas ayudas ya que son incompatibles con este régimen especial de cotización en la Seguridad Social.
  • No estar en situación de pluriempleo o pluriactividad: se define como pluriempleo o pluriactividad aquella situación laboral en la que una persona determinada trabaja al mismo tiempo por cuenta ajena y por cuenta propia. Esta situación obliga a dicha persona a tener que cotizar en varios regímenes de la Seguridad Social, situación perfectamente legal ya que es compatible realizar dos o más actividades laborales a la vez, llegando esta persona a poseer un contrato por cuenta ajena y estando dada de alta en el Régimen General para trabajadores de la Seguridad Social, a pesar de que la misma esté también dada de alta en el Régimen para Autónomos y ejerza otras actividades económicas por cuenta propia, ya sea a nivel profesional o empresarial. Debemos saber que este tipo de trabajadores se pueden acoger a una bonificación especial del cincuenta por ciento durante los primeros dieciocho meses de su actividad como pluriempleados y después, de un setenta y cinco por ciento durante los dieciocho meses siguientes, en lo referente a la cuota que pagan mensualmente en su calidad de autónomos. Es por eso, que este tipo de ayudas no son compatibles con la concesión, a su vez, de esta llamada tarifa plana para nuevos autónomos.

¿Cuánto se paga con la tarifa plana y durante cuánto tiempo?

Antes hemos comentado, muy por encima y casi de pasada, que la cantidad a pagar durante el periodo en el que nos acojamos a la tarifa plana para nuevos autónomos no es siempre fija, sino que aumenta progresivamente después de los seis primeros meses de haberse empezado a aplicar dicha bonificación.

En realidad, debemos saber que existen tres tramos semestrales bien definidos, en los que la reducción sobre la base mínima y el tipo mínimo de cotización en la Seguridad Social van siendo modificados. Es decir, a cada uno de estos tres tramos se le aplicará un porcentaje de reducción distinto de los anteriores.

Tal y como habíamos comentado también al principio del artículo, debemos informar de que tanto la duración de las ayudas, como la cuantía de las reducciones aplicables en cada semestre, variarán en función de la edad que posea el nuevo autónomo en el momento en el que sea dado de alta. Lo que no habíamos comentado es que existen otras determinadas condiciones personales que también serán tenidas en cuenta a la hora de calcular todos estos parámetros, como así sucede.

Veamos más específicamente los diferentes tramos contemplados dentro de la aplicación de la tarifa plana para autónomos:

  • Seis primeros meses: durante los seis primeros meses de aplicación de esta bonificación, el nuevo autónomo sólo pagará una cuota fija de 50 euros mensualmente. Comparándolo con el mínimo de 259,13 euros que debemos pagar con la tarifa general, nos encontramos con un ahorro de casi 210 euros al mes, cantidad que multiplicada por seis nos da la nada desdeñable cifra de 1260 euros ahorrados durante los seis primeros meses de aplicación de esta medida. Cabe decir que esto ocurriría en caso de que el autónomo que recibiera la ayuda estuviese pagando una base de cotización mínima (es decir, los 259,13 euros), si pagase una mayor base de cotización, se aplicaría una reducción del ochenta por ciento sobre ésta. En cualquier caso, estamos hablando de una considerable rebaja en este primer tramo de aplicación de la medida.
  • Periodo comprendido entre el 7º mes y el 12º mes: en el periodo que va del séptimo al duodécimo mes, ambos incluidos, se aplica una reducción del cincuenta por ciento sobre la base de cotización mensual que el autónomo paga habitualmente. De nuevo, si nos centramos en el ejemplo del autónomo que paga la base de cotización mínima de 259,13 euros, tendríamos un ahorro de 129,57 euros al mes. Multiplicando de nuevo por seis, tenemos un ahorro de casi 778 euros durante este segundo semestre.
  • Periodo comprendido entre el 13º mes y el 18º mes: el tercer semestre de aplicación de la ayuda, se divide a su vez en dos trimestres: uno que va del decimotercer mes al decimoquinto y otro que va que del decimosexto mes al decimoctavo. La realidad es que en ambos trimestres se aplica una reducción del treinta por ciento sobre la base de cotización que pague el autónomo normalmente, pero se divide en trimestres porque dependiendo de la edad del autónomo y de otras condiciones, la tarifa plana podría dejar de aplicarse antes o después. Volviendo al ejemplo del autónomo que paga una base de cotización mínima (259,13 euros), éste se beneficiaría de un ahorro mensual de 77,74 euros. Multiplicando una vez más por seis, obtenemos un ahorro total de algo más de 466 euros durante este tercer semestre.
  • Periodo comprendido entre el 19º mes y el 30º mes: en determinados casos muy específicos, algunos autónomos pueden llegar a beneficiarse de una reducción extra del treinta por ciento durante dos semestres más, habiendo disfrutado de la bonificación durante un total de cinco semestres (treinta meses). Esta reducción especial sólo se aplica a nuevos autónomos menores de treinta años, en el caso de los hombres, y menores de 35 años, en el caso de mujeres autónomas, siempre y cuando cumplan el resto de requisitos que vimos en el apartado anterior. En este supuesto caso, y siguiendo con el ejemplo de la base de cotización mínima de 259,13 euros, los afortunados autónomos que se beneficien de esta medida obtendrán un ahorro de 77,74 euros al mes y si calculamos el total ahorrado en estos dos nuevos semestres, multiplicando por doce la cantidad anterior, nos encontramos con un ahorro final de casi 933 euros.

Recapitulando todo lo visto hasta ahora y haciendo unas pequeñas cuentas, podemos comprobar que un nuevo autónomo, que se beneficie de esta tarifa plana, podría llegar ahorrarse un mínimo de 2.498,64 euros y un máximo de 3.431,52, en el caso de que pueda acogerse a las reducciones adicionales establecidas en los casos especiales que acabamos de comentar y que estemos hablando de autónomos que estén cotizando en la base mínima de 259,13 euros. Si hablásemos de bases de cotización mayores, la cantidad de dinero que se podrían ahorrar sería aún mayor.

Se trata de un ahorro en las cuotas de la Seguridad Social nada despreciable, pero lo mejor de todo es que, dicho ahorro, no nos afecta a efectos del cálculo de nuestra cotización a la hora de jubilarnos. Es decir, durante todos los meses que dure la ayuda, cotizaríamos de manera estándar, como si estuviésemos pagando nuestra base de cotización habitual. Si dicha base es la mínima de 259,13 euros, cotizaríamos respecto a dicha base mínima y si es una superior, cotizaríamos respecto a dicha base superior. Este hecho se agradece y estamos seguros de que dejará mucho más tranquilos a aquellas personas que estén pensando en solicitar dicha tarifa plana.

Algunos casos especiales

Además de todo lo que hemos comentado hasta ahora, debemos informaros de que también existen una serie de casos especiales a los que se le aplican ciertas reglas especiales a la hora de acogerse a esta llamada tarifa plana para nuevos autónomos.

Entre este tipo de casos especiales destacamos, principalmente, a los autónomos que poseen discapacidades reconocidas oficialmente con un grado superior o igual al 33%, a aquellos que sean considerados víctimas de violencia terrorista o de violencia de género.

Estos casos especiales no eximen a dichos autónomos del hecho de tener que cumplir el resto de requisitos comentados en puntos anteriores, es decir, no haber estado dados de alta como autónomos en los últimos cinco años, no haber recibido ayudas similares en su trayectoria como autónomos, etc.

Si cumplen perfectamente todos estos requisitos, podrán acogerse a las ayudas establecidas en esta tarifa plana para nuevos autónomos y lo harán con ciertos privilegios con respecto al resto del colectivo de autónomos.

Entre dichos privilegios se encuentra el hecho de pagar una cuota fija de cincuenta euros, como base de cotización durante los doce primeros meses de aplicación de dicha medida, en lugar de los seis primeros meses a los que se atiene normalmente este primer tramo de descuento.

Después de los doce primeros meses, este tipo de autónomos se beneficiarán de un descuento del cincuenta por ciento en la base de cotización que tendrán que pagar durante los próximos cuarenta y ocho meses.

De este modo, los autónomos incluidos dentro de estos grupos especiales, disfrutarán de estas bonificaciones durante un total de 60 meses o lo que es lo mismo, durante 5 años seguidos.

Posibilidad de ampliar las coberturas incluidas

Ya hemos comentado que las bonificaciones incluidas en esta tarifa plana para nuevos autónomos se aplican sobre la base de cotización que cada autónomo decida pagar, ya sea el mínimo de 259,13 euros o una cantidad superior. Lo que no hemos dicho es que si un autónomo decide pagar la base de cotización mínima tendrá acceso a una cobertura de asistencia sanitaria y cotizará, a tal efecto, para el cálculo de su jubilación.

El problema está en el hecho de que esta base de cotización mínima no incluye la cobertura por desempleo ni tampoco la cobertura para accidentes profesionales de trabajo. Es decir, no tendremos derecho a recibir la conocida comúnmente como “ayuda del paro”, ni tampoco tendremos acceso a prestaciones en caso de sufrir algún tipo de accidente mientras trabajamos.

En esta medida denominada popularmente como “tarifa plana para nuevos autónomos”, se contempla la posibilidad de pagar una mayor base de cotización durante la aplicación de la misma y, de este modo, acceder a este tipo de contingencias.

Se trataría de cotizar un poco más para que se incluyan todas estas coberturas, teniendo acceso a prestaciones en caso del cese de nuestra actividad como autónomos (las ayudas del desempleo para autónomos) y a las medidas establecidas por la Seguridad Social en caso de accidente laboral.

Si estamos interesados en dicha opción, podemos comentarlo en el momento de solicitar la ayuda y, con toda probabilidad, nos ofrecerán la posibilidad de aumentar la cuota mensual que pagaríamos con esta tarifa plana en condiciones normales. Por ejemplo, podríamos decidir pagar una cantidad superior a los 50 euros durante los seis primeros meses de aplicación de la medida y así asegurarnos de que se incluyen todas las coberturas en dicho periodo.

Para saber las cantidades exactas que tendríamos que pagar, en todo el tiempo durante el cual se nos vaya a aplicar la bonificación asociada a la tarifa plana para nuevos autónomos, recomendamos consultarlo con los especialistas de la Seguridad Social para que éstos nos informen adecuadamente según cada caso en particular.

¿Dónde solicitar esta tarifa plana y cómo hacerlo?

Llegamos al punto final de este artículo, el que quizá sea uno de los puntos más importantes del presente artículo ya que, a través de él, os daremos las pautas para saber dónde podemos solicitar estas ayudas, en qué momento concreto hay que solicitarlas y, en general, cómo hacerlo correctamente para que nuestra solicitud vaya por buen camino.
Respondiendo a la pregunta del “dónde”, diremos que la solicitud de dicha tarifa plana para autónomos se realiza en cualquier oficina de la Tesorería General de la Seguridad Social (la TGSS).

El “cuándo” viene impuesto por el momento en el que vayamos a darnos de alta como autónomos dentro del Régimen correspondiente de la Seguridad Social ya que, de no hacerlo en ese preciso momento, ya no podremos acceder después a dichas ayudas. Es decir, no se contempla la posibilidad de poder conceder la tarifa plana una vez que llevamos cierto tiempo dados de alta como autónomos, por pequeña que sea la cantidad de tiempo de la que estemos hablando.

Para responder a la pregunta del “cómo”, os invitamos a solicitar más información en cualquiera de las oficinas de la TGSS o a través del teléfono de atención al cliente de la propia Seguridad Social. Ellos podrán informaros de forma clara y precisa de todos los pasos a seguir y evitaréis cometer algún tipo de error.

Por último, os dejamos un cuadro resumen de las principales ayudas e incentivos para trabajadores por cuenta propia que nos podemos encontrar en el estado español a día de hoy. Esperamos que os sirva de ayuda y que podáis beneficiaros de alguna de estas medidas.

Ayudas autónomos 2016

Tags
Compartir

Artículos Relacionados

0 comentarios

Ningún comentario publicado!

¿ Deseas ser el primero en comentar esta noticia?

Escribir un Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.

Mundo Empresarial